Desde el año 2014, mes a mes, hemos preparado, publicado y distribuido INNOVATE para difundir el conocimiento y, sobre todo, la innovación generada en cada obra, en cada departamento de las empresas del negocio de Construcción de Ferrovial.

Habíamos preparado con la ilusión de siempre el número del marzo. Tan sólo faltaba por grabar alguna entrevista, completar la maquetación y lanzarlo antes del último día del mes.  Solemos identificar los riesgos, proponer medidas para mitigarlos, buscar alternativas para – sea como sea- cumplir el objetivo mensual de llegar a todos nuestros innovadores, pero, esta vez, no lo hemos visto venir. Quizás porque el virus no sea visible a simple vista, tal vez porque uno piensa que esto sólo pasa en las películas y no en la vida real, pero el Coronavirus, el COVID 19, ha irrumpido en nuestras vidas y ha estado a punto de trastocar nuestros planes.

Digo a punto porque, aunque nos planteamos el posponer la edición de este mes, el observar el trabajo de nuestros compañeros – en sus casas o en las obras -, el comprobar que todo funciona y que todos y cada uno están poniendo su granito de arena, su consejo, su propuesta, su innovación para que todo siga adelante en este “mundo distinto”, nos dijo en voz alta que había que seguir con INNOVATE.

Y así fue como cambiamos de tema para marzo y decidimos reunir en una serie de artículos que contienen reflexiones y experiencias escritos por compañeros nuestros de diferentes áreas, acerca de  cómo esta situación ha cambiado su modo de trabajar; de qué modo se continúa dando servicio en situaciones nunca identificadas; cómo la colaboración, la necesidad y el tesón agudizan el ingenio y promueven la innovación  – a veces volviendo a recuperar lo tradicional y el valor de las cosas sencillas, a veces con la última tecnología –.

Todos ellos tienen un denominador común: INNOVAR PARA VENCER (#innovarparavencer) Porque si algo tenemos claro es que venceremos.

Comentarios

  • Gracias Javier por tus reflexiones. La situación que vivimos es muy extraordinaria .No creo que nadie nunca la hubiera podido imaginar.No todos tenemos madera de héroe pero los pequeños gestos ayudan a veces más de lo que imaginamos

    • Javier Remon
      Responder

      Gracias a ti por tus amables palabras. Aunque en estos momentos todos estamos siendo un poco héroes. Hemos pasado de pensar en el virus en términos de enfermedad personal (¿me puedo contagiar Yo? ¿es grave para Mi?) a pensar en términos del Otro (no quiero contagiarte a Ti, prefiero quedarme en casa pese a que se colapse el país y vete tú a saber cómo me va a afectar en términos económicos, pero creo que solo entre todos podemos parar esto de forma prioritaria, aunque luego me perjudique a Mi). Eso habla de sacrificarte por los demás, y tiene más de héroe de lo que parece.

  • MªJosé Mohedano
    Responder

    Gracias Javier, estamos todos en el mismo barco, seguro que remando juntos llegamos a buen puerto, mientras tanto toca seguir las recomendaciones y cuidar el cuerpo y el alma.

    Un abrazo muy fuerte a todos los compañeros, y más fuerte a todos aquellos que estáis viviendo esta experiencia en la distancia lejos de los vuestros.

    Venga, ya queda un día menos!!

    Un abrazo fuerte, muy muy fuerte…por aquí si es posible

Deja un comentario